Una simple pregunta que refleja una importante realidad en la vida. ¿Quienes somos, cuales son nuestras cualidades, cuales son nuestros defectos y sí, cuál es el beneficio de ser mi pareja, mi jefe, mi compañero, mi amigo? El título de esta publicación hace alusión a una relación marital pero todas las relaciones están mediadas por el mismo proceso de discriminación consciente e inconsciente.

Si ante la pregunta planteada, no tenemos una respuesta afirmativa categórica y racional, entonces hemos logrado percibir la razón o razones por las cuales experimentamos las dificultades que surgen en nuestras relaciones interpersonales. Todas aquellas características personales o aspectos de nuestra propia personalidad que puedan impedir una respuesta afirmativa en este caso, son áreas de oportunidad que debemos atender.

De la misma manera, ¿Cuales de nuestras características personales serían óptimas o ideales para que nos contratáramos a nosotros mismos, nos escogéramos como miembros de un equipo de trabajo o nos aceptáramos a nosotros mismos como amigos?

El mecanismo que opera en este ejercicio es el de la introyección proyectiva, o sea, hemos percibido la imagen que proyectamos hacia afuera o hacia los demás. Si podemos registrar las razones por las cuales no nos casaríamos con nosotros mismos, no nos contrataríamos a nosotros mismos o no seríamos nuestros propios compañeros o amigos, tendremos material para el desarrollo y crecimiento personal.

Anuncios